Orígenes del proyecto

Con la experiencia acumulada en la gestión del Monasterio de Monsalud (Córcoles) buscamos nuevos enfoques que permitan hacer más atractiva la visita a la Alcarria, una región con graves problemas de despoblación que busca fórmulas de sobrevivir. En nuestro caso particular, los efectos de los trasvases también han supuesto un duro golpe al turismo y el desarrollo local. En esta línea buscamos crear un nuevo recurso que complemente la infraestructura disponible. Siendo conscientes de la presencia abundante de brujas en los S.XVI y XVII en el entorno decidimos iniciar un proceso de documentación para hacerlas las protagonistas de una exposición permanente que permita aumentar el número de visitantes.

 

En aras de aunar rigor histórico y una experiencia alternativa a la oferta actual, apostamos por las nuevas tecnologías que permitan hacer la visita al monasterio y su exposición de brujas toda una vivencia histórica y sensorial. Para ello usaremos gafas cardboards, drones y realidad aumentada que permitan hacer inmersivo un vuelo de brujas, vivir en primera persona la sensación en el cadalso…

Un equipo de arqueólogos e ingenieros informáticos se han propuesto añadir valor a un monasterio que registra 2600 visitas anuales para hacer crecer estas cifras y provocar que se convierta en un motor de desarrollo local.

La exposición de las Brujas de la Alcarria es una exposición permanente ubicada en varias salas del Monasterio de Monsalud, en Córcoles (Guadalajara). La muestra pretende ser lo más inmersiva y experiencial posible por lo que combina la investigación histórica por parte de un equipo de arqueólogos en el Archivo de la Inquisición de Cuenca y las últimas tecnologías.

La muestra tiene 3 tipos de recursos expositivos;

  • Paneles en forma de rollups de 0,85×200 metros que ilustrarán el proceso documental de la exhibición.
  • Reproducción de elementos clave en la historia de la brujería, caso de un cepo para el escarnio público.
  • Nuevas tecnologías. Dispositivos móviles y gafas cardboard, además de la edición de varios vuelos de drone y vídeos 360º.
ALCARRIA BRUJA

Las experiencias en base a tecnología son;

  1. Simulador de vuelo de brujas. Los visitantes podrán volar sobre el monasterio de Monsalud, mediante unas gafas y un asiento especial en forma de escoba, realizando un recorrido a vista de pájaro y a gran velocidad. Los vuelos de escoba son recogidos en los procesos a las brujas de la vecina localidad de Pareja hasta Barahona.
  2. Simulador de quema en la hoguera. Los visitantes vivirán en su propia piel la sensación de una ejecución en pira dentro de un vídeo de 360 grados. Para ser visualizado usarán unas gafas cardboards y serán atados a la espalda sobre un madero. Lo más interesante es que se ofrece el reto de apagar las llamas mediante la aplicación de la diadema Mindwave que mide la actividad cerebral y la concentración. Si el visitante se concentra de forma efectiva se apagaran las llamas con la lluvia que caerá del cielo, en caso contrario morirá en el fuego y visualizará como su espíritu vuela hacia el cielo en un vídeo de drone. Esta experiencia es un tributo a la obra de teatro de Domingo Miras, “Las brujas de Barahona”, cuyo último acto es localizado en el monasterio de Monsalud.
  3. Simulador del El usuario podrá utilizar el cepo con las cardboards y recibir en un vídeo 360 grados los insultos, escupitajos y vegetales podridos de una turba enfurecida. Del mismo modo podrá ser protagonista de uno de los interrogatorios que hacía el inquisidor Alonso de Salazar y Frías.